30 de junio, día internacional del parlamentarismo

Parlamento Federal de Suiza. Photo by Jean-Marc FerrŽ

El papel del parlamento es más esencial que nunca. Ante la pandemia del COVID-19, los parlamentos y otras instituciones de gobiernos están sujetos a las mismas medidas de distanciamiento social que otras organizaciones públicas y privadas. Sin embargo, en tiempos de crisis, el papel del parlamento es más vital que nunca para aprobar leyes de emergencia, asignar recursos y controlar la acción del gobierno. Algunos parlamentos están modificando leyes y procedimientos para permitir el trabajo remoto, algunos han seguido reuniéndose físicamente y otros se han abstenido totalmente. La Unión Interparlamentaria (UIP) está ayudando a facilitar la coordinación interparlamentaria y la solidaridad compartiendo ejemplos de cómo los parlamentos pueden continuar legislando, debatiendo y analizando las acciones del gobierno en un momento de bloqueo y distanciamiento.

El trabajo de los parlamentos

Unos sistemas parlamentarios sólidos son el pilar de la democracia. Los parlamentos representan la voz del pueblo, aprueban leyes, son los encargados de asignar los fondos para llevar a cabo leyes y políticas, así como de pedir a los gobiernos que rindan cuentas. Su trabajo consiste en velar que esas políticas beneficien a todo el mundo, especialmente a los más vulnerables; por ejemplo, aprobando leyes en temas de violencia contra las mujeres o asegurando un acceso igualitario a la sanidad.

Los parlamentos son responsables de hacer cuadrar las agendas internacionales y nacionales, de asegurarse de que los gobiernos apliquen los tratados y acuerdos internacionales que han suscrito. Asimismo, desempeñan un papel vital en la implementación de la Agenda 2030, para el Desarrollo Sostenible y la Unión Interparlamentaria trabaja con estos estrechamente para ayudarles en la realización de sus tareas.

En los países que salen de un conflicto, unos parlamentos consolidados pueden ayudar a hacer posible una transición pacífica hacia una democracia que funcione, evitando las divisiones sociales a través del diálogo y la cooperación.

Antecedentes

El 30 de junio celebramos en las Naciones Unidas el Día Internacional del Parlamentarismo, el mismo día que se creó, en 1889, la Unión Interparlamentaria (UIP), la organización mundial de los parlamentos nacionales. La Asamblea General de las Naciones Unidas, en su resolución A/RES/72/278 de mayo de 2018, reconoce la función y la responsabilidad de los parlamentos nacionales en lo que respecta a los planes y estrategias nacionales, así como a asegurar una mayor transparencia y rendición de cuentas tanto a nivel nacional como mundial.

En este día celebramos los parlamentos y cómo estos sistemas parlamentarios de gobierno mejoran las vidas de las personas. Es, además, una buena oportunidad para que los parlamentos evalúen los progresos conseguidos, ver cuáles son los próximos desafíos y las maneras de abordarlos de manera efectiva.

Los parlamentos y las Naciones Unidas

Según el informe del Secretario General “Interacción entre las Naciones Unidas, los parlamentos nacionales y la Unión Interparlamentaria“, los Estados Miembros han promovido el aumento de la participación de los parlamentarios y las organizaciones parlamentarias en la labor de las Naciones Unidas. Esto genera una interacción más cercana con los diversos pueblos del mundo, lo que permite a la ONU conocer las preocupaciones de estos y a los pueblos transmitir más fácilmente a la Organización sus inquietudes.

Los parlamentos deben promover, y tienen el poder para ello, la coherencia entre las agendas nacionales y las internacionales. Pueden sacar adelante leyes que hagan efectivas las obligaciones internacionales, aprobar presupuestos que promuevan el cumplimiento de dichas obligaciones y establecer mecanismos de rendición de cuentas respecto al cumplimiento de las promesas de contribución de los Gobiernos ante la comunidad internacional y ante sus propios ciudadanos. Los parlamentos, como garantes de que los gobiernos cumplan con sus deberes, deben promover la creación de gobiernos honestos y receptivos.

Las organizaciones parlamentarias ejercen una función esencial en el impulso de la participación de los parlamentos en los procesos y las actividades de las Naciones Unidas. La Unión Interparlamentaria (UIP) establece vínculos entre los diversos parlamentos nacionales a fin de promover un aumento de la transparencia, la rendición de cuentas y la participación a nivel mundial. La UIP colabora con la ONU, junto con otras organizaciones parlamentarias, en actividades que abarcan una amplia variedad de cuestiones, como la paz y la seguridad, los derechos humanos y el desarrollo sostenible.

Los parlamentos y los objetivos de desarrollo sostenible

Los parlamentos y las organizaciones parlamentarias desempeñaron un papel activo en las negociaciones sobre el marco para el desarrollo después de 2015, promoviendo con firmeza, por ejemplo, la inclusión de objetivos relacionados con la gobernanza democrática, que se corresponde con el actual objetivo de desarrollo sostenible número 16. Dicho objetivo es promover sociedades justas, pacíficas e inclusivas para un desarrollo sostenible; para ello, este objetivo se centra en la promoción de un acceso universal a la justicia y la construcción de instituciones responsables y eficaces a todos los niveles. Para cumplir con la 2030 Agenda, el enfoque de la cooperación entre las Naciones Unidas, los parlamentos nacionales y las organizaciones parlamentarias ha pasado a centrarse decididamente en la aplicación de esta.


Puntuación: 1 de 5.

Comunicado especial publicado en la página oficial de las Naciones Unidas.