¿Qué es una MATRIZ DE OPINIÓN?

Por Xavier Rodríguez Franco.

Recurso retórico que busca hacer de la paranoia un clima narrativo con el cual manejar anticipadamente la opinión ajena. En contextos políticos polarizados, pudiera llegar a tratarse de todo aquello refutable que desdice la argumentación dominante. Desde esta perspectiva pudiera entenderse la matriz de opinión como todo lo contrario a lo que es: espectro de variabilidad y heterogeneidad que pueden llegar a tener las opiniones sobre determinados tópicos.

De hecho, en espacios deliberantes empobrecidos y en los que se acostumbran comunicados unilaterales, es habitual contextualizar la discrepancia dentro de un “plan orquestado” que busca minar de dudas al relato dominante. Por tanto, todo aquello que pueda plantear contravención a esta narrativa del poder puede encuadrarse como parte de una matriz de opinión.

De acuerdo a la opinión del colega Luis Ordoñez -quien tiempo atrás escribió con más rigor y menos sátira sobre el particular-  “una matriz de opinión no es más que un arreglo de los datos de opinión en forma de matriz, construido para mostrar la variación de las opiniones sobre un tema según los distintos parámetros que se utilizaron para calificar esas opiniones. Una matriz de opinión típica es la que muestra la variación de la intención de voto por los distintos candidatos de una elección según el nivel socioeconómico de los votantes…” [1]

Ahora bien, el empleo erróneo del término no es accidental. Pareciera síntoma de una comunicación política empobrecida de argumentos, en la que no se practica la consideración del argumento discrepante o del argumento contrapuesto. Por tanto, este uso de la “matriz de opinión” bajo esta concepción resulta propio de marcos deliberantes hostiles a las opiniones divergentes, en la que la eliminación misma de la matriz, es parte del arreglo logístico del esquema confrontacional característico también por líderes populistas. Una forma preocupante de cómo se nos revela comunicacionalmente la indisposición de aceptar la contingencia del punto de vista y la alteridad en el escrutinio sobre los asuntos públicos. 

El empleo comúnmente esparcido y equívoco de la matriz de opinión nos deja ver la existencia de un deliberado esfuerzo por plantear ideas-verdades, ideas-leyes, ideas-autoridad en la construcción de un discurso hegemónico, y no precísamente una matriz de opinión que enriquezca de contenidos y significados el diálogo político.

Referencia:

  1. Ordoñez, Luis. (25/01/2007). La inutilidad de una matriz de opinión. Del blog [La Oficina de Luis]. Recuperado de: https://www.laoficinadeluis.com/la-inutilidad-de-una-matriz-de-opinion/

Puntuación: 1 de 5.

¿Quieres conocer más?

Haz clic aquí en nuestro…